FOTO_2.jpg FOTO_1.jpg FOTO_5.jpg
El pimiento es una de las hortalizas más populares. Incluso si no tienes jardín o huerto, puedes cultivarlos en tiestos en la terraza. Eso sí, necesitan sol.
Pertenece a la familia de las Solanáceas, al igual que el tomate, la patata y la berenjena.
Forma un arbustillo que alcanza los 50 cm. de altura y hasta 2 metros las variedades de invernadero.
external image chile.jpgexternal image verde_largo.jpg
external image pimientos_colores.jpg
Hay muchos tipos de pimientos en cuanto a formas (alargados, de 3 ó 4 picos, cuadrados, achatados, etc.), colores (rojo, verde, amarillo) y sabores (variedades dulces o variedades picantes).
external image ornamental.jpg Pimiento ornamental
También hay que citar la función decorativa de los llamados "pimientos o guindillas ornamentales". La mayoría de los cultivares son de color rojo o naranja, pero también se ofrecen variedades blancas, amarillas y moradas.
Veamos a continuación cómo es el cultivo del pimiento.
1. Clima
Luz: necesita mucha luz. Plántalos a pleno sol.
Temperaturas
No soporta las heladas. Es una planta que exige un clima cálido o templado. En otoño e invierno sólo es posible criarlo en invernaderos.
Mínima para germinar y crecer, 15ºC y para florecer y fructificar mínimo 18ºC. Las temperaturas óptimas oscilan entre 20 y 26ºC.
Protégelos del frío que traen los vientos del Norte. Si de dan bajas temperaturas durante la floración, entre 10-15º C, se originan anomalías en las flores, dando lugar a frutos pequeños y con deformaciones.
En las zonas más frías no está de más proteger los plantones con campanas o túneles de plástico, para asegurar un calor suficiente hasta que la temperatura aumente.
Humedad ambiental
La humedad relativa del aire óptima oscila entre el 50-70 %. Si la humedad es más elevada, origina el desarrollo de enfermedades en las partes aéreas de la planta, y dificulta la fecundación y si la humedad es demasiado baja, durante el verano, con temperaturas altas, se produce la caída de flores y frutos recién cuajados.
2. Suelo
Los suelos más adecuados para el pimiento son los sueltos y arenosos (no arcillosos, ni pesados), profundos, ricos en materia orgánica y sobre todo con un buen drenaje. Los suelos encharcadizos y asfixiantes favorecen el desarrollo de hongos en raíces y la pudrición consiguiente de éstas.
3. Siembra
external image semillero_alveolos.jpg Siembra en semillero
Se siembra en semillero a cubierto, en febrero-marzo, a una profundidad de 2-3 mm.. Evita plantar las semillas muy juntas porque provoca el desarrollo de plantitas débiles y usa vasitos individuales, o mejor, bandejas de alveolos como el de la fotografía de la izquierda. Germinan entre 8 y 20 días después.
4. Plantación
A los dos meses de la siembra, cuando las plantitas tienen más de 15 cm de altura, con 5 ó 6 hojas, plántalas en líneas, separadas unos 40-50 cm. entre plantas y de 60-70 cm. entre líneas.
Pero antes de plantar, debes cavar la tierra para airearla y aportar 3 kilos/m2 de compost, estiércol o humus de lombriz.
external image planta.jpg
Se trata de una hortaliza muy sensible al frío. Por ello, en las zonas de clima continental hay que esperar hasta bien entrada la primavera para poder plantar al aire libre, cuando haya desaparecido el riesgo de heladas.
Tras el trasplante, algunas vdes. admiten una poda de la yema central, con el fin de que emitan varias ramas laterales y la planta adquiera un gran volumen.
En invernadero el marco de plantación más frecuentemente empleado es de 1 metro entre líneas y 50 cm. entre plantas, aunque cuando se trata de plantas de porte medio y según el tipo de poda de formación, es posible aumentar la densidad de plantación a 2,5-3 plantas por metro cuadrado.
Ocho o diez días más tarde se procede a la reposición de marras.
5. Rotación
No debe repetirse en el mismo terreno ni tras otras Solanáceas como tomates, berenjenas o patatas porque comparten las mismas enfermedades producidas por hongos del suelo, como la "Tristeza del pimiento".
6. Abonado
Con el aporte inicial de estiércol o compost es suficiente, pero si el suelo es pobre o se busca un mayor rendimiento, es posible añadir 40 gramos por planta de fertilizante 15-15-15, repartiendo en 2 aplicaciones de 20 gramos cada una durante el ciclo del cultivo.
7. Escardas
external image plantacion_huerto.jpg
Son necesarias las escardas para eliminar las malas hierbas, acompañadas de recalces sucesivos, cubriendo con tierra parte del tronco de la planta.
El aporcado o recalce es necesario para reforzar la base, y favorecer el desarrollo del sistema radicular.
8. Riego
Moderado y constante en todas las fases del cultivo, a pesar de que aguantan bien una falta puntual de agua.
El riego por goteo resulta ideal. Por aspersión, no, porque mojando las hojas y frutos se favorece el desarrollo de hongos.
9. Entutorado
external image tutorado_invernadero.jpg Entutorado
En cuanto las plantas han alcanzado un cierto grado de desarrollo, es necesario ponerles tutores, para evitar, tanto que se tumben, como que se rompan los tallos, muy quebradizas en los nudos, debido al peso de los frutos. Se pueden usar cañas.
En invernaderos se disponen hilos de rafia horizontalmente y otros verticales que es por donde se va liando la planta conforme va creciendo y así alcanzar 2 m. o más de altura.
10. Poda
La poda en el pimiento se hace para delimitar el número de tallos con los que se desarrollará la planta (normalmente 2 ó 3).
El esquema es: un tallo principal erecto a partir de cierta altura ("cruz") émite 2 o 3 ramificaciones (dependiendo de la variedad) y continua ramificándose hasta el final de su ciclo (los tallos secundarios se bifurcan después de brotar varias hojas, y así sucesivamente).
En cuanto las plantas ramifican, se poda para dejar esas 2 ó 3 ramas principales, quitando también las hojas y brotes que queden por debajo de la cruz.
Se irá efectuando también la eliminación de las hojas que empiecen a secarse, o de aquéllas que presenten algún síntoma de enfermadad. Al final del ciclo productivo, se puede hacer un despuntado de las plantas, y aclareo de hojas, para facilitar la maduración de los frutos que quedan.
11. Recolección
Un sola planta puede producir de 12 a 15 frutos durante la temporada de cosecha, de junio a septiembre, lo que equivale a 1,5-2 kig/m2. No son necesarias muchas matas para cubrir las necesidades familiares.
La época de recolección dependerá de la variedad, siembra y clima. Va desde finales de Junio hasta octubre-noviembre. Las precoces estarán listas den 50-60 cías después del trasplantes y las tardías requieren 3 meses.
Pueden recolectarse en verde, cuando ya han alcanzado el desarrollo propio de la variedad, justo antes de que empiecen a madurar. Si se quieren coger maduros, y son para el consumo inmediato, o para conservarlos asados, se cosechan nada más hayan tomado color, pero si se van a destinar para condimento (pimientos secos), deben dejarse madurar completamente, conservándolos luego colgados en un lugar seco.
Si se recogen los pimientos cuando todavía están algo verdes, la planta tenderá a desarrollar otros en su lugar, con lo que la cosecha aumentará.
Los frutos se cortan con tijeras con el rabillo de 2 ó 3 cm..
Se estropean relativamente rápido. En fresco se conservan de 20-30 días a 0ºC.
12. Producción de semillas
El pimiento es una planta hermafrodita, de ciclo anual. Para recolectar la semilla se dejarán los frutos de plantas sanas y fuertes hasta su total maduración. Una vez extraídas las semillas, y bien limpias, se extenderán hasta que queden secas y se guardan. La duración de su poder germinativo es de 3 a 4 años.
FOTO_3.jpg FOTO_4.jpg FOTO_5.jpg







Pimiento: plagas, enfermedades y trastornos


1. Plagas
2. Enfermedades
3. Trastornos
1. PLAGAS
• Pulgón (Aphis gossypii y Myzus persicae)
external image pulgon_aphis.jpg
Forma colonias, principalmente en primavera y otoño. Se puede plantar albahaca entre los pimientos, para protegerlos del pulgón, ya que esta planta los ahuyenta.
Araña roja (Tetranychus urticae)
Se desarrolla en el envés de las hojas, produciendo decoloraciones, punteaduras o manchas amarillentas. Con mayores poblaciones se produce desecación o incluso de foliación. Su aparición se ve favorecida por temperaturas altas y humedad ambiente escasa.
Araña blanca (Polyphagotarsonemus latus)
external image pulgon_blanco.jpg
Esta plaga ataca principalmente al cultivo de pimiento, si bien se ha detectado ocasionalmente en tomate, berenjena, judía y pepino. Los primeros síntomas se aprecian como rizado de los nervios en las hojas apicales y brotes, y curvaturas de las hojas más desarrolladas.
En ataques más avanzados se produce enanismo y una coloración verde intensa de las plantas. Se distribuye por focos dentro del invernadero, aunque se dispersa rápidamente con calor.
Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum)
external image mosca_blanca.jpg
Los daños directos (amarilleamientos y debilitamiento de las plantas) son ocasionados por larvas y adultos al alimentarse absorbiendo la savia de las hojas.
Los daños indirectos se deben a la proliferación de negrilla sobre la melaza producida en la alimentación, manchando y depreciando los frutos y dificultando el normal desarrollo de las plantas. Otro daños indirectos se producen por la transmisión de virus.
Trips (Frankliniella occidentalis)
external image thrips.jpg
Estos pequeños insectos producen daños por la alimentación de larvas y adultos, sobre todo en el envés de las hojas, dejando un aspecto plateado en los órganos afectados que luego se necrosan. Estos síntomas pueden apreciarse cuando afectan a frutos (sobre todo en pimiento) y cuando son muy extensos en hojas).
El daño indirecto es el que acusa mayor importancia y se debe a la transmisión del virus del bronceado del tomate (TSWV), que afecta a pimiento, tomate, berenjena y judía.
Orugas
external image oruga.jpg
Rosquilla negra, gardama, plusia, gusano de cuerno del tabaco, gusano de cuerno del tomate, plusia, gusano verde, gusano de la flor del pimiento, gusanos grises.
Los daños son causados por las larvas al alimentarse.
• Caracoles y babosas
Atacan hojas y frutos, agujereando éstos, y provocando su podredumbre por entrada de agua. Si el fruto está ya desarrollado, aunque esté verde, conviene quitarlo en cuanto se perciba el daño para no perderlo.
• Nematodos (Meloidogyne spp.)
external image meloydogine.jpg
Son gusanos microscópicos que suelen producir bultos en las raíces de las plantas, los llamados "rosarios" o "porrillas". Estos daños impiden la absorción por las raíces, traduciéndose en un menor desarrollo de la planta y la aparición de síntomas de marchitez en verde en las horas de más calor, clorosis y enanismo.
Se distribuyen por rodales o líneas y se transmiten con facilidad por el agua de riego, con el calzado, con los aperos, etc..
Sólo especies del género Meloidogyne atacan al pimiento, produciendo marchitez y enanismo en las plantas. Se recomienda rotar con otros cultivos, desinfectar la tierra mediante la solarización y en casos graves, dar tratamientos con nematicidas (aldicarb, oxamyl, fenamifos...).
La Solarización consiste en elevar la temperatura del suelo mediante la colocación de una lámina de plástico transparente sobre el suelo regado previamente en abundancia durante un mínimo de 30 días en verano. Lo que se hace es "cocer" el suelo y matar muchos parásitos: hongos, nematodos, insectos, malas hierbas, etc..
2. ENFERMEDADES
El pimiento puede sufrir muchas enfermedades: hongos, bacterias y virus.
• Alternariosis (podredumbre interna de los frutos).
• Antracnosis (manchas circulares en los frutos).
• Botritis o podredumbre gris
• Cercosporiosis
• Oidio o Ceniza
• Tristeza o Seca
• Pythium, Rhizoctonia y otros hongos que atacan en fase de semillero.
• Verticiolosis
• Bacterias
• Virus
"Ceniza", "Blanquilla" u Oidiopsis
external image oidio.jpg
Los síntomas que aparecen son manchas amarillas en el haz que se necrosan por el centro, observándose un fieltro blanquecino por el envés. En caso de fuerte ataque la hoja se seca y se desprende. Las condiciones óptimas para el desarrollo de esta enfermedad, son una temperatura de 26ºC acompañada de una humedad relativa del 70%.
• Podredumbre gris (Botrytis cinerea)
external image botritis_fruto.jpg
Produce lesiones de color pardo en flores y hojas. En frutos se produce una podredumbre blanda en los que se observa el micelio gris del hongo. Es ocasionada, principalmente, por mojarse la planta y el fruto, bien por lluvia, riego, o las gotas de condensación del plástico en invernaderos.
Dos recomendaciones importantes:
- Elimina plantas infectadas, restos de cultivo y malas hierbas.
- Ten especial cuidado en la poda, realizando cortes limpios a ras del tallo. A ser posible cuando la humedad relativa no es muy elevada y aplicar posteriormente una pasta funguicida.
Podredumbre blanca (Sclerotinia sclerotiorum)
Fundamentalmente en cultivo de invernadero.
En planta produce una podredumbre blanda (no desprende mal olor) acuosa al principio que posteriormente se seca más o meno según la suculencia de los tejidos afectados, cubriéndose de un abundante micelio algodonoso blanco, observándose la presencia de numerosos esclerocios, blancos al principio y negros más tarde.
Los ataques al tallo con frecuencia colapsan la planta, que muere con rapidez.
- Manejo adecuado de la ventilación y el riego.
- Solarización para desinfectar la tierra.
• Seca, o tristeza (Phytophthora capsici)
external image fitoctora_campo.jpg
Ocasiona un marchitamiento irreversible en la parte aérea de la planta sin previo amarilleamiento. Los síntomas pueden confundirse con la asfixia radicular.
Para prevenir:
- Utiliza plántulas y sustratos sanos.
- Elimina restos de la cosecha anterior, especialmente las raíces y el cuello.
- No plantes muy denso.
- Manejo adecuado del riego.
- Solarización en suelos con antecedentes.
• Roña o sarna bacteriana (Xanthomonas campestris)
En hojas aparecen manchas pequeñas, húmedas al rpincipio que posteriormente se hacen circulares e irreulares, con márgenes amarillos, translúcidas y centros pardos posteriormente apergaminados. En tallo se forman pústulas negras o pardas y elevadas. Se transmite por semilla. Se dispersa por lluvias, rocíos, viento, etc. Afecta sobre todo en zonas cálidas y húmedas.
• Podredumbre blanda (Erwinia carotovora subsp. carotovora)
Bacteria que penetra por heridas e invade tejidos medulares, provocando generalmente podredumbres acuosas y blandas que suelen desprender olor nauseabundo. Externamente en el tallo aparecen manchas negruzcas y húmedas. En general la planta suele morir.
Las condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad son altas humedades relativas y temperaturas entre 25 y 35 ºC, muy propias de invernaderos.
Los tratamientos químicos son poco eficaces una vez instalada la enfermedad en la planta, por lo que es mejor prevenir.
• Virus
external image virus_mosaico_alfalfa.jpg
Virus Y de la patata (PVY), Virus del mosaico del pepino (CMV), Virus del mosaico de la alfalfa, Virus del estriado del tabaco (TSV), Virus del bronceado del tomate (TSWV), Virus del mosaico del tabaco (TMV), Virus del mosaico del tomate (TOMV), Virus del moteado suave del pimiento (PMMV).
3. TRASTORNOS
Asfixia radicular
Producida por exceso de riegos, y encharcamientos del suelo. El pimiento es muy sensible a este problema. Se produce la muerte de las plantas a causa de un exceso generalizado de humedad en el suelo, que se manifiesta por una pudrición de toda la parte inferior de la planta.
Rajado del fruto
Se produce por aportes irregulares de agua y / o altos niveles de humedad relativa en frutos maduros cuando se hincha el mesocarpio por un exceso de agua y rompe la epidermis. La sensibilidad es variable entre cultivares.
Necrosis apical
Alteración del fruto causada por una deficiencia de Calcio durante su desarrollo. El aumento rápido de la temperatura, la salinidad elevada, el estrés hídrico y térmico, son factores que favorecen en gran manera la aparición de esta fisiopatía. La sensibilidad a esta fisiopatía es variable en función del cultivar.
Quemaduras de sol
Manchas por desecación en frutos, como consecuencia de su exposición directa a fuertes insolaciones.
Fitotoxicidades
El pimiento es una especie que manifiesta con facilidad síntomas de toxicidad por la aplicaión de productos inadecuados. Dichos síntomas suelen traducirse en la aparición de deformaciones y manchas amarillas en hojas, intensas y rápidas defoliaciones, etc. También la raíz de pimiento es muy sensible a la salinidad, pudiendo tener lugar la muerte de las raicillas que se manifiesta claramente por un necrosamiento.
Temperatura baja
Las bajas temperaturas inducen la formación de frutos de menor tamaño, que pueden presentar deformaciones, reducen la viabilidad del polen y favorecen la formación de frutos partenocárpicos.